En ocasiones pasa desapercibido pero es irremediablemente necesario, el liquen.

Envuelve los ecosistemas más puros y salvajes. Destaca por sus características únicas como ser vivo y nace de una unión simbiótica entre un hongo y un alga.
Ser dos y sin embargo, uno solo.
Representa a la perfección el trabajo del Arte Floral, uniendo cosas distintas pero complementarias.
Liquen, más allá de un taller floral, es una forma de hacer, una manera de conservar la naturaleza para expresar a través de ella su belleza en estado puro.
Siempre buscando la armonía entre espacio y natura desarrollamos proyecto personalizados, bajo pedido que se adecuen a tus necesidades.
He crecido en entornos muy cercanos a la naturaleza, lo que me ha llevado a apreciar y buscar los elementos que me rodean de ella. Esto se ve reflejado en la manera de entender el Arte floral, y de realizar proyectos.

VOLVER A INICIO